Bicing: el albor de la nueva Barcelona

Barcelona 17 03 2017 El Bicing cumple diez anos Fotografia Albert Bertran

“Fue en Arc de Triomfdonde, el 16 de enero del 2007, el alcalde Jordi Hereu dio las primeras vueltas con la bici que cambiaría muchas cosas en esta ciudad. Entonces era azul. Dos meses después, el 22 de marzo, se estrenó el servicio de bicicleta pública con 200 unidades repartidas en 15 estaciones. Ya era roja, logotipada; y con 351 abonados. Han pasado diez años, y no hay balance que valga del invento si no incluye una reflexión general sobre el ciclismo urbano en Barcelona. Porque con el Bicing empezó todo.

El ciclista era un personaje de fin de semana, de montaña, de anuncio por el campo. La capital catalana era, y sigue siendo, un terreno abonado para el coche, y la aparición de la bici fue una anécdota. Con el tiempo, para muchos, sería también una molestia. Una mosca cojonera que, sin embargo, sentó las bases de una movilidad menos motorizada y más humana.

El Bicing, al margen de la filosofía, vino a solucionar un problema todavía hoy vigente: el robo de bicicletas. El servicio rompió la barrera del principal factor disuasorio a la hora de apostar por este medio de transporte. De ahí el crecimiento desorbitado que experimentó el sistema, que a finales del 2009 rozó los 200.000 abonados, una cifra a todas luces insostenible. Hoy son casi la mitad (103.832). Su efecto en la circulación fue espectacular, ya que en menos de un año crecieron más del 80% los desplazamientos a pedales. Pero no a cualquier precio: el sobreuso de las máquinas las dejaba destrozadas, y el sistema informático, saturado, sufrió caídas bíblicas.

El primer carril bici de Barcelona lo inauguró Maragall a principios de los 90, el de la Diagonal de Francesc Macià hacia el parque de Cervantes. Es el más ancho de la ciudad, porque aunque parezca mentira, la capital catalana ha experimentado una cierta involución en el diseño de estos viales. Hay que echarle la culpa a la densidad, pero lo cierto es que la situación destila cierto tufo político: era necesario introducir a los ciclistas, sí, pero sin cabrear en exceso a conductores y motoristas. Así es como se da el caso de que en algunos corredores de doble sentido, dos bicis de cara no caben dentro de las dimensiones del carril. En el tramo que CiU reformó en la Diagonal, por ejemplo, la presión de los usuarios logró que se ampliara el diseño previsto, raquítico. A pesar de que la cosa ha mejorado, se siguen ejecutando sin el metro y medio recomendado. Porque esa es otra: no hay ley que obligue a una longitud concreta, solo consejos de los especialistas.

EL FUTURO DEL INVENTO

El décimo aniversario coincide con el fin de la concesión, que disfrutará de una prórroga porque los responsables de Movilidad no tienen aún listas las líneas del Bicing del futuro. Sí han trascendido algunos detalles. Como la voluntad de que el sistema llegue a muchos más barrios de montaña -algunos de ellos, de los más empobrecidos, sobre todo en Nou Barris-  que ahora no disponen de bici pública. Se sabe también que se aumentará el número de bicicletas, sobre todo por lo que respecta a las eléctricas, que podrán anlcarse en muchas más estaciones que ahora.”

Comentario: este servicio ha favorecido al transporte en Barcelona, ya que es accesible para todos, debido a su precio. Con este servicio tampoco te preocupas de que te roben la bicicleta.

Fuente:ElEconomista

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s