Las grandes empresas de EEUU se cuelgan el cartel de ‘gay friendly’ #entornoeconomico

14605753277434

El dueño de Facebook, Mark Zuckerberg, atacando a Donald Trump por su política inmigratoria. Deutsche Bank cancelando una inversión en Carolina del Norte que iba a generar 250 empleos por la legislación contra los homosexuales en ese estado. Lionsgate, la productora de The Hunger Games (Los Juegos del Hambre), llevándose desde ese estado de EEUU a Canadá el rodaje del episodio piloto de una serie para el que ya había contratado a 100 personas. Aunque quien más daño ha causado al estado es la empresa de pagos online PayPal, que ha cancelado una inversión que podría haber creado 400 empleos directos e indirectos. Y más de 100 grandes empresas de EEUU han publicado una carta abierta criticando la ley. Todo ello pone en peligro la primacía de la ciudad de Charlotte – en la que tiene su sede Bank of America, la segunda mayor entidad de EEUU por activos – como centro financiero en EEUU.

Así pues, las grandes empresas estadounidenses han entrado en política en estas elecciones. Eso no es inusual. Lo llamativo es que lo están haciendo sin cortarse y, además, actuando contra su aliado tradicional, que es el Partido Republicano. El mismo Partido Republicano que ha repetido una y otra vez los argumentos de Facebook y de otros gigantes de Silicon Valley de que Estados Unidos debe reducir las restricciones a la inmigración de ingenieros y programadores.

En este tema se tergiversa más que se habla. Estas leyes no son anti gay, son pro familia natural. Los estados lo único que hacen es defender el modelo de familia natural, aunque los homos se lo toman como un ataque contra ellos. De todas formas, teniendo en cuenta los últimos veredictos del tribunal supremo de los EE.UU. son leyes que tienen los días contados. Existe una determinación por las élites tanto americanas, europeas como del resto del mundo en imponer a toda costa el fin del cristianismo como base moral de las sociedades.

Las élites de Silicon Valley, empezando por el CEO de Apple, serán gay friendly, pero las tropas – es decir los ingenieros que hacen el trabajo- pasan olímpicamente del tema sin que eso signifique que sean homófobas. De un tiempo a esta parte el movimiento LGBT se ha convertido en dogmático proyectando el tufillo que quien no esté a favor del orgullo gay es necesariamente homófobo, algo que es tan absurdo como decir que quien no es alcohólico o adicto a las drogas está a favor de la criminalización del consumo de alcohol o drogas. Un poco más de sensatez. El 95% de la población no es gay.

Noticia realizada por Oriol Castellà a través de la fuente elmundo.es

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s