#Entornoeconómico La mitad de los nuevos trabajadores están sobrecualificados para el puesto que ocupan

Al menos la mitad de los 727.000 empleos creados desde el inicio de la recuperación (2013-2015) los han ocupado trabajadores sobrecualificados, es decir, con una formación superior a la requerida por el puesto de trabajo, según un informe de Asempleo, la patronal de agencias privadas de empleo.

En total, los trabajadores sobrecualificados superaban al finalizar el año pasado los 9,5 millones, el equivalente al 52,8% del total de ocupados. El número de trabajadores con una formación superior a la precisada por el puesto de trabajo para el que fueron contratados se ha incrementado un 6,5% desde el comienzo de la crisis, en 2007.

Los que más padecen este desajuste del mercado laboral son los trabajadores de más de 45 años, aunque también es un problema común entre los jóvenes de 16 a 24 años, pues dos de cada tres ocuparon puestos de trabajo en 2015 para los que estaban sobrecualificados.

Según Asempleo, este problema se agrava entre los trabajadores con un nivel formativo medio y que desempeñan ocupaciones de carácter básico, de cualificación baja, principalmente en sectores como el comercio y la restauración, donde los jóvenes suponen el 45,8% y el 26,7% del total de ocupados, respectivamente.

Asempleo señala que los factores que explican esta situación es la dificultad de los jóvenes para acceder al mercado laboral y el efecto desánimo.

Este escenario abunda en los autónomos

Por tipo de contrato, el informe pone de manifiesto que los asalariados son el grupo donde más ha crecido la sobrecualificación, aunque es en el colectivo de autónomos dónde ésta es más frecuente.

La proporción de trabajadores sobrecualificados es mayor entre los temporales (59,8%) que entre los indefinidos (53,9%).

El sector primario y las industrias extractivas son los que más han elevado el desajuste entre formación y ocupación en términos relativos, aunque en valores absolutos los mayores aumentos en el número de trabajadores sobrecualificados se registran en el comercio y la hostelería.

Según este informe, País Vasco y Cantabria son las comunidades autónomas con una mayor proporción de trabajadores sobrecualificados, al superar éstos el 58% de su total de ocupados.

Asempleo advierte de que la sobrecualificación es un desequilibrio “muy preocupante” del mercado laboral, pues supone infrautilizar trabajadores que podrían ser más productivos para otros puestos de trabajo.

La fuente:  el economista

Comentario / Argumento:

La noticia nos explica la situación laboral actual respecto al nivel de formativo de los empleados y su evolución desde el inicio de la crisis.

A día de hoy, el empleo es complicado de obtener y todavía más aún si eres autónomo ya que el éxito no queda para nada garantizado. Las facilidades de antaño como autónomo han quedado sumergidas en una economía que hace dos años estaba en decrecimiento profundo. A pesar de todo, los medios advierten que nuestra economía nacional está al alza, sin embargo no nos dejan a entender de forma precisa cual es la situación laboral una vez acabados nuestros estudios universitarios / Másters.

Volver a la situación económica española del año 2005 supone ahora mismo no solo un objetivo, sino también un sueño a años luz. La causa de este abastecimiento de empleo para solicitantes, la mayoría con una preparación muy superior al puesto obtenido, proviene de un desánimo colectivo y de una situación empobrecida donde las grandes corporaciones privadas del estado no se ven capaces de ofrecer empleo y estos solicitantes se aglomeran en negocios del sector de la hostelería y el comercio local.

Las consecuencias pueden ser graves. Estamos sufriendo / experimentando un aumento de la distancia entre la clase alta y la clase baja, donde la clase media es la que se ve más perjudicada (separada con mayor rapidez en dirección a ambos caminos: clase alta y baja). La desaparición de la clase media creadora de empleo, trabajadores autónomos, emprendedores etc. no solo disminuye sino que con ello también disminuye el porcentaje de gran consumo por parte de la población que no se ve capacitada a subsistir con los recursos atribuidos por el estado. Si el consumo disminuye, el estado recauda un porcentaje menor de impuestos a través del IVA de los productos primarios. Esto puede llevarnos a experimentar en primera persona un aumento del IVA de los productos básicos para subsistir (aumento de precios) y una recesión digna de un círculo vicioso con vía de escape casi inexistente. Si sigue así la situación, nuestro país podría quedarse en una situación similar a la de Venezuela (pocos recursos de subsistencia y menor índice laboral).

Javi Trepat

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s