#Entornoeconomico El eterno problema de España con el gasto en I+D: una mirada al resto de Europa

  • Las empresas grandes son las que más gastan en Investigación
  • En España podría haber un exceso de empresas entre 1 y 9 empleados

 

Cada vez que se publican las cifras de gasto en Investigación y Desarrollo (I+D), España aparece la cola de Europa. Parece que puede existir cierta correlación positiva entre gasto en I+D y el desarrollo económico. Por eso puede ser interesante desagregar este dato en partidas y analizar cuáles son las que tienen mayor peso en los países más avanzados de Europa, en qué nivel se encuentra España y por qué se gasta menos que en otros países en esa rama tan relevante.

España dedicó 12.821 millones de euros a Investigación y Desarrollo (I+D) en 2014, lo que supone el 1,5% menos que un año antes, hasta llegar al 1,23 % del Producto Interior Bruto (PIB), frente al 1,26 % del año 2013. De acuerdo con los datos sobre actividades en I+D que muestra Eurostat, las empresas realizaron nuevamente la mayor parte del gasto, con un 52,9% (el 0,63% del PIB), seguidas de la Enseñanza Superior, con el 28,1% del gasto (0,34 % del PIB). La Administración Pública, por su parte, realizó el 18,8% del gasto total (0,23% del PIB), y el 0,1% restante correspondió al sector Instituciones Privadas Sin Fines de Lucro (IPSFL).

Mientras que el apartado de Administraciones Públicas y en Enseñanza Superior, España muestra niveles similares a países con una renta per cápita equivalente y levemente inferiores a la media de la Eurozona, las empresas se quedan muy lejos de los países más avanzados de Europa.

La Administración Pública gastó de media en el Eurozona en I+D un 0,28% por el 0,23% de España. En Educación Superior este gasto fue del 0,46% en la Eurozona y del 0,34% en España. Por último, las empresas del área euro gastaron un 1,35% de su PIB en I+D mientras que las españolas gastaron un 0,63%, es decir, menos de la mitad que las compañías de la Eurozona.

Las empresas de Suecia, Dinamarca, Austria y Alemania son las que tienen un mayor gasto sobre PIB en Investigación y Desarrollo. Sin embargo las firmas españolas están al nivel de las eslovacas, portuguesas, polacas o incluso por debajo de las empresas húngaras. Sólo las empresas de países como Turquía, Lituania o Grecia gastan menos en I+D.

Por otro lado, en Educación Superior vuelven a repetirse unos resultados muy similares. Mientras que en Suecia, Dinamarca o Austria el gasto de este campo en I+D está cerca de alcanzar el 0,9%, en España se queda en un 0,34%. En unos niveles muy parecidos a los de España se mueven Italia, Chipre o Irlanda.

Sobre el gasto de la Administración Pública en I+D ocurre algo curioso. Los países que promedian un mayor gasto en este apartado no son los más desarrollados: Dinamarca, Austria, Suecia y Holanda gastan menos que España en este apartado. Mientras que Eslovenia, la República Checa, Alemania o Eslovaquia presentan los gastos más elevados respecto al PIB de Europa.

¿Por qué España no invierte en I+D?

El gasto en investigación y desarrollo contabiliza los gastos corrientes y de capital (público y privado) en trabajo creativo realizado sistemáticamente para incrementar los conocimientos, incluso los conocimientos sobre la humanidad, la cultura y la sociedad, y el uso de los conocimientos para nuevas aplicaciones. El área de investigación y desarrollo abarca la investigación básica, la investigación aplicada y el desarrollo experimental. Este tipo de gasto es de los más costosos en términos económicos, por eso en muchas ocasioens sólo las empresas grandes o medianas pueden permitirse la inversión en I+D. El menor peso de las compañías grandes en España sobre el total de empresas podría explicar parte del problema de gasto en I+D del país.

España es uno de los países de Europa que tiene un menor número de ocupados trabajando en empresas medianas y grandes, mientras que las empresas entre 1 y 9 empleados gozan de mucho más peso sobre el total que en los países más avanzados. Todo lo contrario ocurre en los países más desarrollados de Europa o EEUU, dónde alrededor del 40% de los ocupados trabajan en empresas de 250 o más empleados.

Como destaca BBVA Research, las empresas grandes suelen gozar de mayor productividad, mayor probabilidad de supervivencia, menor porcentaje de empleo temporal y más flexibilidad interna, menor volatilidad del empleo durante el ciclo de negocios, niveles más alto de capital humano, mayor acceso a financiación y, sobre todo, mayor capital tecnológico y físico por trabajador e innovación y actividades de I+D.

La estructura del tejido empresarial español podría ser un determinante clave a la hora de explicar por qué España es uno de los países en los que la I+D tiene un menor peso, sobre todo en el gasto de las empresas, que a la postre es el que más pesa dentro de esta partida.

Fuente: el economista

Comentario / Argumento:

Actualmente la población española ya ha vivido una recesión económica de la que aún estamos recuperándonos. Sería más fácil recuperarse con un mejor porcentaje de inversión en I+D y Educación superior. Mantener un nivel de preparación interior es realmente importante para la existencia y supervivencia de un país. No estamos cumpliendo unos requisitos que podrían traernos ventaja en un futuro ante situaciones complicadas o bien ante una salida de la crisis ‘más rápida’. Invertir en I+D no solo nos permite estar preparados para un futuro, sino que además nos otorga unas ventajas a escala internacional que podrían posicionar al país y traer mejor fortuna a las familias que sufren más (clase baja y media). La tasa de para se vería afectada disminuyendo ya que contaríamos con más empleo para empresas más grandes con mayor número de empleados.

 

Javi Trepat

Cada vez que se publican las cifras de gasto en Investigación y Desarrollo (I+D), España aparece la cola de Europa. Parece que puede existir cierta correlación positiva entre gasto en I+D y el desarrollo económico. Por eso puede ser interesante desagregar este dato en partidas y analizar cuáles son las que tienen mayor peso en los países más avanzados de Europa, en qué nivel se encuentra España y por qué se gasta menos que en otros países en esa rama tan relevante.

 

España dedicó 12.821 millones de euros a Investigación y Desarrollo (I+D) en 2014, lo que supone el 1,5% menos que un año antes, hasta llegar al 1,23 % del Producto Interior Bruto (PIB), frente al 1,26 % del año 2013. De acuerdo con los datos sobre actividades en I+D que muestra Eurostat, las empresas realizaron nuevamente la mayor parte del gasto, con un 52,9% (el 0,63% del PIB), seguidas de la Enseñanza Superior, con el 28,1% del gasto (0,34 % del PIB). La Administración Pública, por su parte, realizó el 18,8% del gasto total (0,23% del PIB), y el 0,1% restante correspondió al sector Instituciones Privadas Sin Fines de Lucro (IPSFL).

Mientras que el apartado de Administraciones Públicas y en Enseñanza Superior, España muestra niveles similares a países con una renta per cápita equivalente y levemente inferiores a la media de la Eurozona, las empresas se quedan muy lejos de los países más avanzados de Europa.

La Administración Pública gastó de media en el Eurozona en I+D un 0,28% por el 0,23% de España. En Educación Superior este gasto fue del 0,46% en la Eurozona y del 0,34% en España. Por último, las empresas del área euro gastaron un 1,35% de su PIB en I+D mientras que las españolas gastaron un 0,63%, es decir, menos de la mitad que las compañías de la Eurozona.

Las empresas de Suecia, Dinamarca, Austria y Alemania son las que tienen un mayor gasto sobre PIB en Investigación y Desarrollo. Sin embargo las firmas españolas están al nivel de las eslovacas, portuguesas, polacas o incluso por debajo de las empresas húngaras. Sólo las empresas de países como Turquía, Lituania o Grecia gastan menos en I+D.

http://e.infogr.am/_/eLF82fGeihSiZJC98nyQ?src=embed

Por otro lado, en Educación Superior vuelven a repetirse unos resultados muy similares. Mientras que en Suecia, Dinamarca o Austria el gasto de este campo en I+D está cerca de alcanzar el 0,9%, en España se queda en un 0,34%. En unos niveles muy parecidos a los de España se mueven Italia, Chipre o Irlanda.

Sobre el gasto de la Administración Pública en I+D ocurre algo curioso. Los países que promedian un mayor gasto en este apartado no son los más desarrollados: Dinamarca, Austria, Suecia y Holanda gastan menos que España en este apartado. Mientras que Eslovenia, la República Checa, Alemania o Eslovaquia presentan los gastos más elevados respecto al PIB de Europa.

¿Por qué España no invierte en I+D?

El gasto en investigación y desarrollo contabiliza los gastos corrientes y de capital (público y privado) en trabajo creativo realizado sistemáticamente para incrementar los conocimientos, incluso los conocimientos sobre la humanidad, la cultura y la sociedad, y el uso de los conocimientos para nuevas aplicaciones. El área de investigación y desarrollo abarca la investigación básica, la investigación aplicada y el desarrollo experimental. Este tipo de gasto es de los más costosos en términos económicos, por eso en muchas ocasioens sólo las empresas grandes o medianas pueden permitirse la inversión en I+D. El menor peso de las compañías grandes en España sobre el total de empresas podría explicar parte del problema de gasto en I+D del país.

España es uno de los países de Europa que tiene un menor número de ocupados trabajando en empresas medianas y grandes, mientras que las empresas entre 1 y 9 empleados gozan de mucho más peso sobre el total que en los países más avanzados. Todo lo contrario ocurre en los países más desarrollados de Europa o EEUU, dónde alrededor del 40% de los ocupados trabajan en empresas de 250 o más empleados.

Como destaca BBVA Research, las empresas grandes suelen gozar de mayor productividad, mayor probabilidad de supervivencia, menor porcentaje de empleo temporal y más flexibilidad interna, menor volatilidad del empleo durante el ciclo de negocios, niveles más alto de capital humano, mayor acceso a financiación y, sobre todo, mayor capital tecnológico y físico por trabajador e innovación y actividades de I+D.

La estructura del tejido empresarial español podría ser un determinante clave a la hora de explicar por qué España es uno de los países en los que la I+D tiene un menor peso, sobre todo en el gasto de las empresas, que a la postre es el que más pesa dentro de esta partida.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s