Emprendedores que no valen para empresario

Existen grandes creativos que idean proyectos de empresa que podrían tener -si fueran duchos en gestión, liderazgo y toma de decisiones- gran recorrido y éxito. No todos los emprendedores saben ser empresarios. Los que se forman y delegan ciertas funciones triunfan.

Ni todas las personas pueden ser emprendedores ni todos los emprendedores valen para empresario. Así de sencillo. Para mantener y gestionar una empresa se requieren ciertas habilidades y conocimientos que no todo el mundo posee. Lo importante es admitir las carencias para evitar que esa buena idea de negocio muera por nuestra obstinada vanidad.

Cuanto más creativa es una persona más se aburre cuando su ‘start up’ entra en las fases de crecimiento.

Algunas de las capacidades que muchos emprendedores requieren para ser empresarios son: gestión de equipos, visión global del negocio, pensamiento estratégico, responsabilidad ante terceros y en particular ante los clientes, empleados e inversores, gran capacidad de aprendizaje y habilidad para tomar decisiones y llevarlas a cabo.

No todo el mundo vale para estas funciones, aunque hayan tenido la mejor idea de negocio de la historia. Aceptar las limitaciones es un signo de madurez empresarial, sobre todo si demuestras que tus aptitudes no encajan con las necesidades de crecimiento de tu compañía. Delegar ciertas funciones en profesionales de confianza es clave si buscamos la viabilidad de la organización.

Cuando un emprendedor se da cuenta de sus limitaciones debe “conformar una estructura organizativa que le permita convertir su start up en toda una empresa. Esto es, crear un equipo de trabajo multidisciplina, con perfiles complementarios a su alrededor, que supla sus carencias y complemente sus virtudes de tal manera que la organización pueda crecer.

La clave está en asignarle las responsabilidades y las tareas acordes a su perfil, dentro del conjunto del equipo. La pasión y el empuje jugarán un papel importante en el desarrollo del negocio, pudiendo realizar aportaciones de gran valor para la expansión de la firma.

Fundar una empresa exige mucho esfuerzo y requiere de talento, trabajo constante y, quizá, una pizca de suerte.

Para hacer de tu start up una empresa exitosa, debes convertir tu idea de negocio en un modelo escalable, que será lo que te permita conseguir crecimientos exponenciales; conformar un equipo de trabajo profesional, con experiencia y conocimiento de sus respectivas áreas y de perfiles complementarios; diseñar un buen plan estratégico para tener claro a dónde quieres llegar y qué debes hacer para conseguirlo, que sirva de hoja de ruta y proporcione estabilidad al crecimiento de la organización; y establecer y poner por escrito un buen documento de procesos y procedimientos que facilite la integración en la compañía a las nuevas incorporaciones.

Source: Elaboración propia a partir de Expansión

Wrote by: Marc Badia Guardiola

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s