Los republicanos presionarán a Obama a favor de las empresas

El Congreso republicano recién electo presionará a Barack Obama para que decrete una agenda favorable a las empresas que recorte impuestos, suprima la regulación al sector energético y levante algunas de las restricciones impuestas a los bancos tras la crisis financiera.

Los republicanos arrasaron a los demócratas con victorias en todo el país en el Congreso y en las elecciones a gobernadores el martes, recuperando el control de la cámara y de la agenda legislativa por primera vez desde 2006, cuando George W. Bush ocupaba la Casa Blanca. Los republicanos ganarán nueve escaños en el Senado, compuesto por 100 miembros, dando al nuevo líder de la mayoría, Mitch McConnell, un razonable colchón de 54 asientos frente a 46 en la cámara, aunque para legislar normalmente hacen falta 60 votos. El partido también puede alcanzar su mayoría más amplia en la Cámara de Representantes desde 1928, tras una noche que dio al partido un importante espaldarazo psicológico después de las aplastantes derrotas en las dos últimas elecciones presidenciales. Se prevé que el Congreso republicano respalde a Obama en una política fundamental para la que no ha sido capaz de obtener un apoyo suficiente de los demócratas –el comercio internacional. Quiere la autorización del Congreso para obtener más poderes en las negociaciones comerciales con los países de la región Asia-Pacífico y Europa. “La mayoría de mis miembros piensan que América es un ganador en el comercio internacional”, declaraba a la revista Time Mitch McConnell, el senador por Kentucky que liderará el Senado republicano. “El presidente no nos ha enviado un solo proyecto de ley comercial en seis años. Espero que lo haga”. Obama y el Congreso también podrían trabajar juntos sobre el gasto en infraestructuras, la reforma del régimen fiscal para las empresas, la seguridad cibernética y en reformas para no encarcelar a la gente por delitos menores, según autoridades de la Casa Blanca. Pero los republicanos tienen una agenda liberalizadora mucho más amplia que creen que pueden vender como positiva para el crecimiento económico y la creación de empleo –y que también piensan que dividirá a los demócratas. Los republicanos se apresuraron a relacionar el resultado no sólo con la baja popularidad del presidente, sino también con Hillary Clinton, la que probablemente será la candidata demócrata en 2016, que hizo una fuerte campaña para los comicios del martes. “Fue una noche histórica a todos los niveles –supuso un rechazo directo de las políticas de Barack Obama y de Hillary Clinton”, aseguraba Reince Priebus, el presidente del Comité Nacional Republicano. Los republicanos y un número considerable de demócratas respaldarán la aprobación del oleoducto Keystone XL que llevará el crudo de Canadá a EEUU. El proyecto está paralizado por cuestiones medioambientales. Una mayoría bipartidista en ambas cámaras también podría apoyar una rápida revocación del impuesto sobre los dispositivos médicos, que fue incluido en la ley de Reforma Sanitaria de Obama para financiar la reforma del sector. Pero los republicanos afrontan sus propios retos, con la entrada de senadores favorables al Tea Party que podrían exigir cambios más radicales, como la revocación total de dicha ley. McConnell ha dejado claro que los republicanos tienen que demostrar que pueden gobernar con su nueva mayoría y ha advertido de que no quiere confrontaciones innecesarias con la Casa Blanca.

Fuente: Expansión

COMENTARIO:

Barack Obama ha pasado de tener el poder, la influencia del senado y de las cámaras a su favor; a compartirlo con los republicanos. Aplicaba reformas de su programa económico de su agenda electoral, la cual se verá perjudicada al perder la mayoría en el cámara. En la actualidad, Estados Unidos está repuntado en la recuperación económica de la crisis con medidas dirigidas por Obama. Algunas de las cuales tendrá que cambiar con reformas fiscales, reformas de restricciones impuestas a los bancos tras la crisis financiera, entre otras. Además de recibir críticas por la falta de un proyecto de ley comercial, según su McConnell.

Por otra parte los republicanos tienen un proyecto que pueden vender como positivo el crecimiento económico y la creación de empleo. También tendrán que conformarse con trabajar junto a su contrincante demócrata aún presidente.

En mi opinión, los proyectos de Obama ahora se verán afectados por falta de soporte a sus reformas en la cámara; cosa que puede afectar indirectamente a los ciudadanos americanos.

 Elaboración propia.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s