Las cinco claves que deben tener en cuenta los nuevos accionistas de Bankia.

Para muchos afectados su idea de ahorro no era tener este tipo de deuda híbrida y cuanto menos pasar a invertir en bolsa, por lo tanto toda ayuda es poca para tomar una decisión de venta o bien de mantener estas nuevas acciones. ¿Qué factores deberían analizar estos nuevos accionistas para poder decidir? 1- Valor Fundamental: La valoración por parte del FROB para calcular el canje es de 1,35 euros por acción. Si esta valoración fuera correcta, estaríamos hablando de un potencial de revalorización del 125% respecto al cierre del día 27 (realmente sería recuperar el valor inicial de estas nuevas acciones). Aún así, muchos analistas, están emitiendo recomendaciones de venta y situando sus valores objetivos muy cercanos a los precios actuales e incluso inferiores. Una idea al respecto nos la han dado estos días las masivas órdenes de venta por parte de inversores institucionales previa a la admisión a negociación de las nuevas acciones; algo que, dicho sea de paso, está investigando la CNMV. 2- Análisis Técnico: Sin duda esta acción está en una tendencia bajista clara, habiendo perforado todos los soportes anteriores y ya se encuentra en mínimos históricos (que serían mucho peores si se tuviera en cuenta el desplome de los derechos fruto de la ampliación), por lo tanto hasta que no se cree otro soporte es difícil calcular cuánto más puede bajar. 3- Coste de Oportunidad: No hay que olvidar analizar las alternativas que hay en los mercados, que nos pueden hacer tener más rentabilidad que con las acciones de Bankia; ya sea por valoración fundamental o por tendencia técnica. 4- Perfil del Inversor: Cada persona sabe qué riesgo puede asumir (el que le deje dormir por las noches) y tiene que valorar si un patrimonio que quería invertir en productos con poco riesgo, lo quiere tener ahora en acciones de bolsa, además de una empresa con riesgos adicionales particulares del sector bancario español; o bien volver a tenerlo invertido en productos de poco riesgo, eso sí, con la lección aprendida para no volver a encontrarse en una situación como esta. 5- Fiscalidad: Es el factor que trataremos con más profundidad ya que el tema lo merece: A los antiguos tenedores de deuda híbrida (subordinada y preferente) les han efectuado un canje de estos títulos por acciones; pues bien esta operación ya obliga a tributar, y al ser emisiones de deuda, y tal como nos dice el artículo 25.2..b de la Ley sobre el IRPF, lo hacen como “rendimientos del capital mobiliario” entre el precio de adquisición y el del canje en acciones. Estamos hablando de pérdidas de entre un 15% para deuda subordinada y un 37,32% para preferentistas que ya se deben declarar y que solo se pueden compensar con otros “rendimientos del capital mobiliario” durante éste y cuatro ejercicios más. Aquí reside otro gran problema: las acciones que les han dado tributan como “ganancias patrimoniales”, siendo ésta una partida fiscalmente no compensable con los rendimientos de capital mobiliario negativo. Para que un ex-tenedor de preferentes no pierda dinero (sin contar cupones que haya cobrado) el precio de la acción de Bankia se debería situar entorno a los 2,15 euros, es decir, casi un 60% desde el precio canje (1,35 euros), pero un 258% desde el precio del cierre del día 27; y para los ex-tenedores de subordinadas el precio sería 1,59 euros, lo que en este caso supone una subida del 18% desde el precio de canje y de un 165% desde el cierre del día 27. Está claro que aunque se produzcan estas grandes subidas, económicamente no supone beneficio alguno, pero, como hemos visto, para Hacienda sí; y tendrían que pagar entre un 21% y un 27% (si las tarifas actuales se mantienen vigentes) de toda la venta de acciones que sobrepasen los 1,35 euros. Si además esta venta se ha hecho antes del 28 de mayo de 2014 (es decir 1 año natural) se sumará a la base imponible de la persona junto a los rendimientos del trabajo y/o ganancias de actividades económicas, pudiendo llegar a tributar un 54% como máximo. La única solución para evitar pagar más impuestos que los que realmente sean justos, sería un plan estratégico a largo plazo dividido en 3 fases: 1- Si se confía en el potencial de la acción, se puede esperar a vender a que valga 1,35 euros; o si no se confía vender inmediatamente para, mediante una estrategia de inversión en renta variable recuperar lo perdido con la venta (en ningún caso generaría ganancia patrimonial). 2- Después, y mientras no hayan pasado cuatro años desde el canje, se puede invertir el resultante en algún producto que genere rendimientos del capital (intereses de depósitos, emisiones de deuda, dividendos de acciones), hasta que pase el periodo en que se puedan compensar las pérdidas y hacerlo todo lo que sea posible. 3- Una vez pasado este tiempo, se puede intentar recuperar todo lo que falte mediante una nueva estrategia de inversión en renta variable que incluso podría ser en acciones de Bankia, ya que es posible que tras cuatro años nos encontremos ante una empresa saneada y con beneficios recurrentes, con una tendencia bursátil positiva. Realmente nadie sabe qué van a hacer las acciones de Bankia, pero hay que intentar tomar decisiones coherentes, hacer un plan con paciencia que permita recuperar todo lo posible, y al menos evitar salir perjudicados también fiscalmente. Y buscar todas las posibilidades legales para defender nuestros derechos, si consideramos que han sido vulnerados.

Luis García Langa

expansion

Anuncios

One response to “Las cinco claves que deben tener en cuenta los nuevos accionistas de Bankia.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s