HACIENDA LIMITARÁ LOS PAGOS EN EFECTIVO PARA REDUCIR LA ECONOMÍA SUMERGIDA Y FRENAR EL FRAUDE

 

 

 

 

El Ejecutivo de Mariano Rajoy limitará el uso del dinero en efectivo para luchar contra el fraude fiscal.

 

Esta medida se aprobará en breve y con ella se quiere intensificar la lucha contra la evasión de impuestos. Con este nuevo Plan se espera recaudar 8.171 millones en 2012 si bien el balance del Plan de Prevención del Fraude Fiscal publicado por la Agencia Tributaria en diciembre constata que limitarse a ese objetivo supondrá, en realidad, un grave retroceso pues equivaldrá a retrotraerse a niveles de 2009, cuando se obtuvieron 8.119 millones frente a los 10.400 del 2011 (un 3,6% más interanual) y los 10.043 del 2010 (con un incremento del 23,7%)

 

Con esta limitación, que puede rondar entre 1.000 y 3.000 euros, se obligará a las empresas, profesionales y también particulares a pagar a través de transferencias bancarias o tarjetas de crédito (se puede escrutar el uso de las tarjetas de crédito). Se pretende así que las operaciones comerciales dejen siempre un rastro que dificulte los pagos sin control de grandes cantidades de dinero en efectivo, sobre todo con billetes de alta denominación, de dinero negro. Además, en el caso de las empresas, limitar el pago en efectivo supone un obstáculo a la utilización de facturas falsas. Este típico fraude consiste en que una empresa que tributa en el IRPF por el sistema de módulos emite una factura por un servicio que no ha prestado para que otra compañía pueda desgravarse un IVA que, en realidad, nunca ha pagado.

 

La normativa vigente en Francia establece en 3.000 euros el límite para pagos en efectivo entre profesionales y de 1.500 euros para el abono de salarios. En Italia, el Gobierno de Mario Monti restringió a 1.000 euros las entregas en billetes y monedas. El colectivo de técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha) cifra en 1.000 euros el importe óptimo para España y que la medida permitiría recaudar 26.000 millones de euros extra al año. El También hemos de recordar que en su último mandato, el PSOE estableció la obligación de que las entidades financieras comuniquen a la Agencia Tributaria todo ingreso o retirada de efectivo superior a 3.000 euros. Precisamente, limitar a esa cantidad el pago máximo de facturas en efectivo era una de las propuestas electorales del derrotado candidato socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba. También Izquierda Unida propuso durante a campaña electoral medidas en el mismo sentido.

 

El portavoz de la Organización de Inspectores de Hacienda, Francisco de la Torre, celebró que una de las primeras medidas que adopta el Gobierno se centre en reducir la economía sumergida, aumentando las inspecciones de trabajo y Seguridad Social en sectores en los que los pagos en negro son más frecuentes además de utilizar otros mecanismos de control, como medir el consumo de la energía eléctrica o escrutar el uso de tarjetas de crédito. Para ello, además se destinarán más efectivos , los Inspectores de Hacienda pisarán más la calle y estrecharán la colaboración con los Inspectores de Trabajo. De hecho, a los funcionarios de Hacienda no les afectará la medida que impide la reposición del personal en el sector público.

 

 

Fuente: Jaume Viñas – Madrid – 06/01/2012 – 07:00 http://www.cincodias.com

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s