Desconfianza del mercado: Primero Grecia…. puede seguir España

El pasado jueves, con el anuncio del retraso de los pagos de la deuda de Holding Dubai World, varios fueron los países en los que los inversores pusieron el foco ante los temores de que aparezcan los impagos de deudas soberanas. Uno de los protagonistas fue Grecia.

A pesar de estar bajo el amparo de la UE, el pasado jueves, el mercado de valores griego se desplomó un 6,2% (índice ASE) , con lo que a diferencia de el resto de bolsas del mundo, el mercado de valores griego acumula un retroceso del 23% en el último mes.

El problema es que las dudas sobre el deterioro de las cuentas públicas se está extendiendo sobre las empresas privadas. Grecia ha anunciado un déficit público del 12,7% del PIB y el volumen de la deuda pública supera el 113% del PIB. La tasa de paro es relativamente baja si la comparamos con España, a  julio del 2009 se situó en 9,6%.

La prima de riesgo que los inversores exigen para invertir en bonos del gobierno Griego a 10 años, supera en 201 puntos básicos a los del bono alemán.

Cómo la economía muchas veces es más un estado de ánimo que otras cosas, la confianza es un factor clave, bueno la confianza y la realidad de las cifras, y en estos casos la realidad de las cifras de algunos Estados no  incitan precisamente a la confianza.

El problema del retraso de la deuda del Holding Dubai World, reside en que podría ser el pistoletazo de salida que replicaría la situación que vivimos con la banca hace poco tiempo. Sólo hizo falta que cayera uno de los grandes, para que lo que en unos días se desmoronaba lo que hasta ese momento era aparentemente sólido.

Respecto a nuestro país, aunque de momento la inversión extranjera aún no ha dado signos tan claros de desconfiar en la deuda soberana de nuestro país (España sigue conservando un rating AAA), y eso, que The Economist, sigue con su particular cruzada y vuelve a dedicarnos un cariñoso artículo, bajo el título de “INSOSTENIBLE“, sobre el estado de nuestra economía.

Igual a algunos les molesta tanta crítica pero creo que deberíamos tomar nota porque hay muchas cosas de las apuntadas por The Economist que son del todo ciertas, yo me quedo con un par para reflexionar sobre ellas:

El sistema laboral español es ineficaz e injusto, ya que el alto coste del despido de los trabajadores con contratos indefinidos perjudica la productividad. “Los trabajadores incompetentes con contratos indefinidos están protegidos” y no se incentiva la formación de los jóvenes ni de los que se encuentran en una situación de temporalidad.

The Economist cuestiona la eficacia del recorte presupuestario previsto para el 2010 y la subida impositiva preguntado de dónde va a provenir el crecimiento si se reduce el gasto público y no se promueven “reformas radicales”. ¿Qué salida le queda a España?

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s