¿Crisis yo? ¡Nunca!

luxury-market

Dado que ya es viernes, os propongo agilizar el tono del blog con un par de curiosidades que demuestran que no todo el mundo lo pasa igual ante la anterior coyuntura de recesión.

– Hace unas semanas se publicaron los datos de beneficio de McDonald’s: resulta que la cadena de comida rápida más conocida del mundo está caminando tranquilamente sobre las aguas de la crisis. En plena recesión económica, con la mayoría de las empresas anunciando fuertes recortes de beneficio, McDonalds ha logrado mejorar sus cuentas en el primer trimestre de 2009. La cadena del popular payaso Ronald McDonald ha aumentado sus ganancias en un 3,5%, alcanzando los 979 millones de dólares. Además, el grupo de restauración ha visto cómo sus ventas a nivel global crecían un 4,3%.

McDonald’s no es la única empresa que saca provecho de la crisis. Hoy se lleva el low-cost, por lo que los productos más beneficiados de la coyuntura actual son los más económicos: los outlets (tiendas que ofrecen productos de fuera de temporada o excedentes) se llevan gran parte del pastel, ya que durante 2008 crecieron casi un 20%. Alquileres baratos de coches (Pepecar), líneas aéreas de bajo coste (Vueling, Clickair), mobiliario económico (IKEA, que además es la segunda empresa con mejor reputación del mundo, según The Economist), electrónica de consumo a precios de ganga (Media Markt), etc. Por no hablar de las empresas de cobro de deudas o los abogados laboralistas… ¿Se os ocurren más? Seguro que sí… (pero no vale decir pompas fúnebres, que os veo venir).

– Y hay un sector menos obvio y que también pasa por la crisis con menos sudores de los previstos: el lujo. De hecho, se acaba de celebrar en el castillo de Peralada el segundo Luxury Market de España, que, tal y como la describen sus organizadores, es “una feria de nueva concepción, una nueva propuesta de mercado, un encuentro único, la realidad del lujo, el sueño de la oferta, la canalización de la demanda…”. Se trata de una concentración de marcas de lujo en un entorno exclusivo que pone a disposición del comprador de mayor nivel adquisitivo una selección de productos singulares y, cómo no, espectacularmente caros.

No cualquiera puede ir al Luxury Market: funciona a través de invitaciones, o bien se adquieren entradas al nada despreciable precio de 200 euros. ¿Para qué? Para comprar tranquilamente un Ferrari, un Bentley, un Aston Martin, un caballo árabe, una embarcación de lujo o, incluso, un helicóptero. Los organizadores y los expositores dicen, además, que la cosa no va nada mal, como podéis ver en esta noticia de El Periódico de Catalunya: El lujo quiere soslayar la crisis.

Conclusión: todos somos iguales ante la crisis, pero algunos somos más iguales que otros.

Un comentario en “¿Crisis yo? ¡Nunca!

  1. Bueno tópic.
    Yo puedo aportar algo, aunque no lo haya sacado de ninguna fuente pública (es decir, es más una opinión que otra cosa).
    Mi novia, hasta hace poco, trabajaba en una empresa que aportaba información económica a bancos sobre empresas y personas (estilo informa, no sé si la conocéis, o axesor). Desde que entró esta crisis, el volumen de trabajo subió hasta límites insospechados y los beneficios se duplicaron.

    O sea, que la conclusión de que todos somos igual ante la crisis, hablando de empresas, es cierta? yo tengo mis dudas…

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s